Delegación Permanente ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura

"En momentos de crisis, las personas necesitan cultura" por Ernesto Ottone, Subdirector General de Cultura de la UNESCO

COVID-19 ha puesto de relieve, como a menudo lo hacen las crisis, la necesidad de cultura para las personas y las comunidades. En un momento en que miles de millones de personas están físicamente separadas unas de otras, la cultura nos une. Proporciona comodidad, inspiración y esperanza en un momento de enorme ansiedad e incertidumbre. Sin embargo, aunque dependemos de la cultura para superar esta crisis, la cultura también está sufriendo. Muchos artistas y creadores, especialmente aquellos que trabajan en la economía informal o de concierto, ahora no pueden llegar a fin de mes, y mucho menos producir nuevas obras de arte. Las instituciones culturales, tanto grandes como pequeñas, están perdiendo millones de ingresos con cada día que pasa. A medida que el mundo trabaja para abordar el peligro inmediato de COVID-19, también debemos establecer medidas para apoyar a los artistas y el acceso a la cultura, tanto a corto como a largo plazo.

Cultura, bien común para sociedades resilientes

Hoy enfrentamos una crisis global como ninguna que hayamos visto en este siglo. Miles de personas han perdido la vida por COVID-19 y muchas más han sido infectadas. Miles de millones de personas ahora están confinadas en sus hogares en todo el mundo. Aquellos que no pueden trabajar desde casa (médicos, enfermeras, personal de emergencias, personas que trabajan en servicios esenciales como supermercados y farmacias y trabajadores de saneamiento, solo por nombrar algunos) arriesgan sus vidas todos los días para mantenernos seguros y saludables. Los sistemas de atención médica incluso en los países más ricos se esfuerzan bajo la presión de esta pandemia. Económica, social y psicológicamente, el impacto de COVID-19 probablemente se sentirá mucho después de que termine esta crisis sanitaria.

COVID-19 ha puesto de relieve, como a menudo lo hacen las crisis, la necesidad de cultura para las personas y las comunidades. En las redes sociales, hemos visto videos inspiradores de artistas y músicos de renombre mundial que se presentan de forma gratuita para sus prójimos, así como a millones de personas en línea. Muchos están utilizando sus talentos artísticos para difundir información importante sobre COVID-19, como el lavado de manos adecuado y la necesidad de distanciamiento social. Hemos visto comunidades enteras, aisladas en sus hogares y apartamentos, reunirse para cantar, tocar música, bailar e incluso proyectar películas desde sus ventanas y balcones. Los museos, los teatros de ópera, las salas de conciertos y otras instituciones culturales, ahora cerradas al público, han abierto generosamente sus puertas en línea, ofreciendo visitas virtuales gratuitas de sus colecciones y transmisiones gratuitas. Las bibliotecas, incluidas las de cine, también han abierto sus colecciones al público. La UNESCO está alentando a los sitios del Patrimonio Mundial a seguir su ejemplo, y las plataformas de la UNESCO, como los Viajes del Patrimonio Mundial en Europa, ya ofrecen un medio para que las personas exploren el Patrimonio Mundial desde sus hogares.

En un momento en que miles de millones de personas están físicamente separadas entre sí, la cultura nos ha unido, manteniéndonos conectados y acortando la distancia entre nosotros. Ha proporcionado consuelo, inspiración y esperanza en un momento de enorme ansiedad e incertidumbre.

La cultura también está en crisis.

Sin embargo, aunque dependemos de la cultura para superar esta crisis, no podemos olvidar que la cultura también está sufriendo. Muchos artistas y creadores, especialmente aquellos que trabajan en la economía informal o de concierto, ahora no pueden llegar a fin de mes, y mucho menos producir nuevas obras de arte. Las instituciones culturales, tanto grandes como pequeñas, están perdiendo millones de ingresos con cada día que pasa. Muchas propiedades del Patrimonio Mundial ahora están cerradas, lo que también tendrá un impacto social y económico en las comunidades que viven en estos sitios y sus alrededores. COVID-19 ha suspendido muchas prácticas del patrimonio cultural inmaterial, incluidos rituales, ritos y ceremonias, tanto religiosas como no religiosas, con importantes consecuencias para la vida social y cultural de las comunidades en todas partes. Como lo demostró el reciente terremoto en Zagreb, el patrimonio cultural sigue siendo vulnerable a los desastres naturales y otras amenazas, y COVID-19 complica aún más los esfuerzos de respuesta de emergencia.

Además, para millones de personas en todo el mundo, el acceso a la cultura a través de medios digitales permanece fuera del alcance. Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones de las Naciones Unidas, el 86% de la población de los países desarrollados usa internet, frente a solo el 47% de la población de los países en desarrollo. La Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible, establecida por la UIT y la UNESCO, especifica en su informe sobre el estado de la banda ancha 2019 que un total de 43.5% de los encuestados en países de bajos ingresos han señalado que la conectividad deficiente es una barrera al intentar usar Internet, en comparación con solo el 34.6% de aquellos en ingresos medios altos y el 25% en ingresos altos. También sigue habiendo una importante división de género en términos de acceso a internet. Según la OCDE, 27 millones menos de mujeres que hombres tienen un teléfono inteligente y pueden acceder a internet móvil. La publicación de la UNESCO de 2019 "Me sonrojaría si pudiera", producida bajo los auspicios de la Asociación Global EQUALS, ilustra que las mujeres ahora tienen cuatro veces menos probabilidades que los hombres de leer y escribir digitalmente.

Tome medidas para apoyar a los artistas y aumentar el acceso a la cultura.

A medida que el mundo trabaja para abordar el peligro inmediato de COVID-19, también debemos establecer medidas para apoyar a los artistas y el acceso a la cultura, tanto a corto como a largo plazo.

Necesitamos trabajar para garantizar que la cultura sea accesible para todos, y que la diversidad completa de las expresiones culturales de la humanidad pueda florecer, tanto en línea como fuera de línea. Asegurar que la cultura sea accesible para las comunidades sin acceso a internet, incluidos los pueblos indígenas, requerirá que adoptemos herramientas analógicas, como la radio comunitaria. Necesitamos alentar a los países a garantizar que los artistas puedan acceder a los mercados mundiales y que reciban una remuneración justa por su trabajo. Con una quinta parte de los empleados en ocupaciones culturales trabajando a tiempo parcial, y a menudo de forma contractual, independiente o intermitente, necesitamos repensar los marcos de trabajo y protección social que rodean a los artistas, para tener en cuenta las formas únicas en que trabajan los artistas. En todo momento, incluidas las crisis como esta, debemos asegurarnos de que se respeten los derechos económicos, sociales y humanos de los artistas y creadores. Esto incluye su derecho a la libre expresión y protección contra la censura.

La UNESCO ha cumplido su misión de promover el acceso a la cultura durante este tiempo de aislamiento y confinamiento. Hemos lanzado la campaña de redes sociales #ShareCulture y alentamos a las personas de todo el mundo a compartir su cultura y creatividad en línea. También estamos trabajando para intensificar nuestros esfuerzos continuos para aumentar el acceso a la cultura y apoyar las protecciones para los artistas, a fin de abordar las causas profundas de la crisis actual que enfrenta la cultura.

Ahora, más que nunca, la gente necesita cultura. La cultura nos hace resistentes. Nos da esperanza. Nos recuerda que no estamos solos. Es por eso que la UNESCO hará todo lo posible para apoyar la cultura, salvaguardar nuestro patrimonio y empoderar a los artistas y creadores, ahora y después de que esta crisis haya pasado. Esperamos que se una a nosotros en este esfuerzo, apoyando la cultura en su propia comunidad, como sea posible.

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular